Las dos caras de la moneda

Platicando con una amiga de la preparatoria y que es psicóloga, salió el tema de cómo la gente cambia su comportamiento cuando se encuentra dentro de un grupo de personas o cuando puede ocultar su identidad, en comparación a cuando actúa individualmente y salieron a la plática muchos ejemplos y anécdotas relacionadas.

comportamiento humanoEl primer caso y el más común es que cuando hay algún tipo de hechos violentos, siempre que se actúa en el anonimato es fácil que la gente se envalentone y haga tropelías, dejándose llevar por el momento.

Lo interesante de este comportamiento es que pareciera ser algo propio de la naturaleza humana, en donde al no tener la atención centrada en nosotros mismos, nos permitimos hacer cosas que normalmente dudaríamos en hacer y esto se da en diferentes edades.

Por ejemplo, hace ya algunos años, cuando comenzaron los conciertos en México, el hermano de una amiga no tenía con quien ir a un concierto del grupo Sepultura, que toca Heavy Metal y particularmente en nuestro país jala a mucha gente muy “prendida”.

Ella me preguntó si yo lo podía acompañar, pues ella no se animaba a ir, además de que no le gustaba esa música. Yo era varios años mayor que su hermano y tenía mucha confianza con su familia, pues nos conocíamos desde hace mucho tiempo.

Accedí a acompañarlo, él consiguió los boletos y nos fuimos al concierto en el Gimnasio Juan de la Barrera, al sur de la ciudad.

Los boletos eran para la zona de cancha y estábamos en la cuarta fila. Yo había ido a conciertos de otros grupos un poco más “tranquilos” y me llamó la atención que las sillas en la zona en donde estábamos eran de plástico, así como las de mesa de jardín que se encontraban unidas con cinchos de plástico.

sillas conciertosEn cuanto se apagaron las luces, todos los que estaban en esa zona se subieron a las sillas y pues “a la tierra que fueres, haz lo que vieres”. Estábamos todos muy metidos en el concierto, hasta que las sillas se comenzaron a separar, al romperse los cinchos que las unían.

Acto seguido, vi que voló una silla por encima de mi cabeza y después varias lo hicieron, curiosamente no las arrojaban hacia los que estábamos ahí, sino que las lanzaban a un punto en particular en donde se quedaron apiladas y comenzó un entretenido baile de “slam” entre los que estábamos en esa zona.

El resto de la concurrencia se encontraba en el graderío y completamente aparte de la zona en donde nos encontrábamos.

El baile duró, para desgracia de muchos, lo mismo que “Beneath the Remains” y al final de la canción, se encendieron las luces y pararon el concierto, temiendo que el baile que teníamos en la cancha resultara en una desgracia.

Fue interesante que en el momento en que encendieron las luces, como que desconectaron a todos los animosos y solamente se veían unos a otros como si no entendieran lo que había sucedido, con caras de sorpresa e ingenuidad.

Yo nunca hubiera pensado que alguien con esas expresiones, bailara Slam con tanto estilo.

Los sorprendidos iban desde adolescentes de 13 o 14 años hasta algunos maduritos de unos 35 o 40, y todos estaban conmovedoramente desconcertados.

Algunos miembros de seguridad entraron a la cancha, nunca supe si para buscar a alguien en particular o solamente era para poner orden.seguridadNos comenzaron a desalojar y el concierto terminó prematuramente, así que no regresamos tarde a casa.

Esa transformación de los que fueron al concierto y bajo la penumbra del lugar cambiaron radicalmente, me dio una idea clara de lo que conversábamos con mi amiga la psicóloga, por lo que esta fue una experiencia muy interesante e ilustrativa.

De todo un poco en la Ciudad de México

Es grandioso vivir en una ciudad donde nunca faltan cosas por hacer ni lugares por descubrir. Si bien la inmensidad puede pasar factura y a veces nos hace vivir situaciones de incomodidad, estrés o auténtico peligro, creo que no cambiaría por nada la vida en una gran ciudad; al menos no de manera definitiva.cultura mexicana

En lo que a cultura se refiere, todos los lugares del mundo tienen algo que mostrar. Sean pequeños poblados o grandes metrópolis, en todas partes hay historia, tradiciones y creaciones artísticas que vale la pena conocer. La ventaja que pueden tener las ciudades en este punto es la variedad de la oferta, que por lo general reúne las manifestaciones artísticas locales y propuestas del ámbito internacional.

Para mostrarles a qué me refiero, preparé un resumen de los eventos que se llevarán a cabo en mi ciudad, aún conocida como el Distrito Federal, durante el mes de abril, en ámbitos como la música, el teatro, el cine y la ciencia. Como podrán ver, hay de todo un poco.

Música

Este mes será uno de los más importantes del año en lo que a conciertos se refiere. Dos bandas legendarias y con gran número de fans regresan a México; Guns N’Roses, conocida por todos los que vivimos los noventa, y Coldplay, agrupación más joven, pero ya con una importante trayectoria. Continuando con las opciones para los rockeros, los días 23 y 24 se llevará a cabo el Festival Vive Latino, una tradición musical de primavera. Y para los amantes del jazz, están los conciertos que se darán en el Teatro Ángela Peralta, en Polanco, los días 16 y 17 de abril.

Exposiciones

Entre las exposiciones artísticas y culturales que se podrán visitar a lo largo del mes, una de las que más me llaman la atención es El futuro me pertenece: Nicola Tesla. Esta muestra, que se presenta en el Centro Nacional de las Artes, nos lleva en un fascinante recorrido por las principales aportaciones de esta mente brillante. Además de conocer los inventos desarrollados por Tesla, los asistentes podrán disfrutar de conciertos, espectáculos de luces, películas y juegos interactivos, todo inspirado en la obra del científico. La exposición estará abierta hasta el 12 de junio del presente año.nikola tesla

Cine

Dos grandes eventos relacionados con el séptimo arte coinciden este mes, la Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional, y el festival de documentales Ambulante. Ambos nos dan la gran oportunidad de ver esas películas que por lo general no llegan a la cartelera comercial y que nos enriquecen con nuevas formas de ver el mundo y la vida. La Muestra ya celebra su sexagésima edición, mientras que Ambulante va en la décimo primera. Y sin duda deseamos que ambos eventos cumplan muchos años más.

Teatro

La cartelera teatral de la Ciudad de México es una de las más variadas del país y me atrevo a suponer que del mundo, pues aquí se presentan espectáculos que también pasan por los escenarios de Nueva York, Londres o París. Una de las propuestas que obras de teatrollegan este mes y que será muy atractiva para los seguidores de la literatura norteamericana contemporánea es Sr. Perro, adaptación de la novela Tomboctú, de Paul Auster. El dramaturgo Óscar Sánchez y el director Gabriel Figueroa Pacheco, apoyados en un buen reparto de actores mexicanos, presentan su versión de este conmovedor relato, acerca de la extraordinaria relación entre un hombre y su perro. La obra se presenta en el Teatro Orientación del Centro Cultural del Bosque y estará en cartelera hasta el mes de mayo.

Y esto es sólo una probadita, porque ya sea en abril o en cualquier otro mes, la ciudad tiene mucho más que ofrecer. Anímense a disfrutar la cultura. Y si nos visitan desde otros lugares de la República, reserven su alojamiento en los hoteles en Reforma, que tienen la ubicación más céntrica y accesible para llegar a los principales foros.